Fallecimiento en el extranjero

En caso de fallecimiento en el extranjero, la representación diplomática finlandesa prestará ayuda, cuando sea necesario, para la organización del entierro, la incineración o la repatriación de los restos mortales, según el deseo de los familiares cercanos del difunto.

El personal de la representación diplomática, por lo general, obtiene la notificación del fallecimiento de un ciudadano finlandés en el extranjero de las autoridades del país, del guía de la agencia de viajes o del consulado honorario. La representación diplomática informará del fallecimiento al Ministerio de Asuntos Exteriores, que hará llegar la información a la policía de Finlandia.

 La repatriación o el entierro será organizado por alguna empresa funeraria. En caso de fallecimiento, la compañía aseguradora suele hacerse cargo de los gastos de repatriación desde el extranjero hasta el municipio de residencia del difunto en Finlandia, o de los gastos locales por entierro.

Si el difunto no disponía de un seguro, sus familiares serán responsables de todos los gastos. Los gastos de repatriación a Finlandia pueden ser bastante elevados.


En caso de fallecimiento, puede ponerse en contacto con el Ministerio en horario de atención en el teléfono +358 (0)295 350 000, o fuera del horario de atención en el número de emergencias +358 (09) 1605 5555.

Notificación del fallecimiento en el Registro Civil Finlandés

En caso de repatriación en ataúd o en urna, será el médico forense finlandés quien emita el certificado de defunción.

En otros casos, los familiares del difunto deberán hacerse cargo de que la fecha de fallecimiento sea anotada en el Registro Civil de Finlandia.  Hay que hacer la notificación directamente al Registro Civil Finlandés o puede también ser entregada a las Embajadas o Consulados que se encargarán de reenviarla al Registro Civil.

Los anexos para el formulario son el certificado de defunción original legalizado o una copia compulsada por la representación diplomática de Finlandia. Si el certificado ha sido expedido en una lengua que no sea finés, sueco o inglés, deberá realizarse una traducción jurada a alguna de estas lenguas. Si la traducción se hace en el extranjero, ésta también deberá ser legalizada. Una traducción realizada por un traductor jurado autorizado en Finlandia es válida sin legalización.

Los familiares deberán hacerse cargo de las tasas de solicitud del certificado de defunción, de traducción y de legalización de los documentos.